Volviendo al hogar, pt. 6: Brisas


B/W
Foto:
TheFutureIsUnwritten

… continúa.

Santiago se despertó temprano ansioso por el día a vivir. Estaba soleado y el clima lo motivaba aún más a dar este gran paso en su vida. Tenía ganas de salir para el aeropuerto lo antes posible. Pese que tenía que estar allá entre dos y tres horas antes, había decidido salir al mediodía para llegar holgado y no tener que preocuparse de nada. Ya había pedido un auto que lo llevaría hasta Ezeiza y esperaba llegar rápido; un día de semana, a esa hora, el tráfico debería ser muy liviano.

Controló la carga de la notebook, el celular y del reproductor de MP3, revisó los papeles para confirmar que no faltara nada: permisos, documentos, pasaporte, pasajes y algunas cosas más. Controló la lista completa para confirmar que no se olvidaba nada. Listo, listo, listo, listo, el cepillo de dientes ahora lo pongo, listo, listo, pensaba mientras marcaba por quinta vez la listita. El bolso gris oscuro, la mochila negra y no mucho más. Guardó el papelito, algo arrugado, y recorrió la casa por última vez.

Primero su pieza, luego el baño, que era muy chico para el tamaño el departamento, la cocina, luminosa y amplia y finalmente el comedor, no tan amplio, pero cómodo. En éste cerró la persiana y controló que todo quedara en su lugar. A veces la lluvia hacía estragos sobre esa ventana.

No quería ponerse sentimental en ese momento pero algunos recuerdos cruzaron su cabeza. La llegada al departamento, sus peleas con los vecinos, las dos veces que se le rebalsó la cloaca de la cocina y el problema que tuvo cuando rompió las llaves antes de entrar al departamento. Pese a que no quería, Gabriela también cruzó su cabeza. Esos días y noches que compartieron entre películas, picadas, sexo, duchas, juegos, risas. Hasta recordaba ese verano en que estuvieron casi una semana desnudos gastando más calorías que las que consumían. Jóvenes y calentones, como todos.

Volvió a la realidad y tomó su libretita. Buscó la birome en la mochila negra y se sentó en la mesa de la cocina que hacía las veces de desayunador. Anotó.

Ayer tuve una última (¿última?) charla con Gabriela por teléfono. Realmente no la entiendo. Se puso triste, moqueó, me pidió que no me vaya… Sin dudas mi decisión es correcta. Creo que todavía no comprende cómo me siento… ¿Y cómo me siento? ¿Qué es lo que genera que me vaya y deje mi vida detrás? ¿Sé qué es lo que quiero? Por primera vez en mi vida me siento realmente libre. Me siento dueño de mi vida, de mis decisiones, de hacer lo que siempre he querido: viajar, conocer otras culturas, otras personas, cambiar mi aire, encontrar mi lugar en el mundo.

Detrás dejo a mi familia, a mis amigos, a Gabriela, a mis compañeros de trabajo, a mis vecinos y toda persona que he conocido en esta ciudad. Dejo atrás mi departamento, mi auto, parte de mis posesiones, mis recuerdos, mis memorias, mis alegrías y mis tristezas. Dejo atrás todo lo que me hizo feliz y todo lo que erosionó mis cimientos. Todo aquello que me fue destruyendo internamente, dejándome como una rata de ciudad. Me siento desnudo a la vista del mundo, despojado de mi piel ante la mirada acusadora de mi entorno. Yo solo quiero escupirlos para que dejen de evaluarme, de juzgarme, de opinar.

Me voy, no hay vuelta atrás, estoy esperando el auto que me lleve a Ezeiza. Pasaré por Frankfurt y Nueva Delhi antes de llegar a Kabul. Un nuevo mundo me espera.

Sonó el timbre. Santiago atendió. Era el auto que lo esperaba. Volvió a su libretita y terminó:

Contador en cero. Vamos.

Guardó lo que quedaba en la mochila y se la calzó en los hombros. Tomó la valija, abrió la puerta y salió tranquilo, relajado. Cerró con llave, bajó y salió por la puerta de calle al mediodía primaveral. Cerró los ojos y respiró profundo. Respiró como nunca había respirado. Sintió el aire fresco recorrer sus pulmones. Se sintió lleno de energía. Se sintió Santiago. Adiós casa, pensó y se subió al auto. Éste arrancó mientras abría la ventanilla para dejar que el viento le golpeara la cara.

Adiós Buenos Aires.

Continuará…

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: