Unos, pt. 6: Comodín


Bottled Poetry
Foto:
Lel4nd

… continúa.

El trabajo de ese día se había puesto particularmente complicado. Llegaron tres camiones antes de las once de la mañana y tuvieron que apurar el ritmo entre todos. Cada minuto que un camión quedaba parado era un costo que alguien tenía que pagar y, pese a que ninguno de los que estaba ahí sabía quién era el que efectivamente lo pagaba, todos sabían que cada segundo era oro. Las cajas volaban de mano en mano y tuvieron que distribuirse para poder descargar los tres camiones a la vez y terminar lo antes posible. En estos momentos toda la tensión que había entre lo compañeros de trabajo salía a la luz y los cruces estaban a la orden del día. Dale, cuidado, pará, qué hacés y otras pequeñas frases salían constantemente de la boca de cada uno y se mezclaban con puteadas sin importar el destinatario.

Cada caja era descargada del camión, pasaba por varias manos hasta que llegaba a un sector en donde era etiquetada. Luego pasaba por una cinta sin fin durante la cual era catalogada y finalmente llegaba a él quién, en base al color, las tenía que colocar en montacargas que las distribuían a los distintos sectores. El caos ordenado de trabajo impresionaba. El jefe miraba todo con un pucho en la boca. Cada tanto daba una mano cuando una caja no queda bien puesta o ayudaba cuando veía que alguno de los muchachos flaqueaba. Dale, pendejo, decía con su voz de Iorio desmejorada mientras tomaba la caja y la dejaba en su lugar. Nadie sabe bien cuánto hacía que trabajaba ahí. Estaba antes de que entrara El Coty, y éste hacía quince años que cargaba cajas en este depósito. Pero como nadie tenía confianza con el jefe, nadie le había nunca preguntado. Era un pelotudo, decía El Coty, tenía un perfil muy bajo y fue él quién me enseñó lo que tenía que hacer. Nunca lo soporté, siempre decía entre risas mientras empinaba una birra. El Coty y la birra eran una pareja fiel. Llegaba a la mañana siempre a horario, pero con un litro adentro. Al mediodía, el sándwich iba con otro litro y a la salida se compraba una botella más que iba tomando mientras pateaba las doce cuadras hasta el tren. Si era día de fútbol, El Coty se clavaba un litro antes del partido y un litro después. Eso si, no fumaba. Te vas a morir si fumás, le había dicho al pelado una vez y todos estallaron en una carcajada. Claro, le respondió el pelado, vos seguí con la cerveza que te va a quedar el hígado como una piedra. ¡Piedra sos vos, pelado, que no le hacés un gol al arcoíris desde hace veinte años! Y de esa manera la conversación se iba por otro lado.

Ese día, mientras las cajas iba y venían, El Coty le preguntó: ¿venís a jugar, cabezón? Cabezón. Ese apodo le parecía tan frío que nunca lo sintió suyo, pero un día El Coty le dijo cabezón y ahí quedó. Si El Coty lo decía, listo; era un líder nato y todo el mundo lo seguía. ¿Qué responder? Decir que no era una costumbre, ya que al fútbol no jugaba nunca. Era duro como pan viejo y cada vez que iba todo le mundo lo puteaba. No sabía patear, no sabía tener la pelota, no sabía hacer un pase bien, no sabía defender y ni siquiera servía para atajar. Lo ponías de árbitro y no podía ni usar el silbato. Hasta un día hizo mal un lateral. Una estatua era mejor compañero.

Lo miró unos segundos y mintió. Si, dale. Hoy estoy libre. Joya, dijo El Coty. ¡Pelado, el cabezón viene! Ya estamos los diez. Es a las nueve, cabezón, eh! Debajo de la autopista, como siempre. Se preguntó por qué había mentido. Esa noche era su noche, pero quería tener un plan alternativo en caso que la vergüenza o el miedo lo tirara para atrás.

Las cajas volaban…

Continuará…

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: