Unos, pt. 5: Apilados


danbo玩danbo疊疊樂
Foto:
sⓘndy°

… continúa.

Llegó a su trabajo tarde, como siempre. Sus compañeros lo miraron de reojo sabiendo lo que se venía. Se sacó la campera tapando cuidadosamente la bolsa hecha un bollo y fue a buscar sus guantes para ponerse en la línea junto al resto para seguir tomando cajas, apilarlas y ordenarlas. Buenas, saludó entre dientes esperando alguna respuesta que nunca oyó debido a un grito desde el fondo del depósito; el jefe lo llamaba. Dejó la caja que tenía entre las manos y fue a la oficina. El resto de sus pares lo miraban con preocupación.

Se apuró y entró a la pequeña habitación sin ventanas. La puerta blanca tenía un pequeño cartelito negro con letras blancas que decía escuetamente Operaciones. Cerrá la puerta, le gruñó el jefe, mientras se sentaba. El despacho tenía un agrio olor, mezcla de transpiración, humo de tabaco y papeles húmedos, muchos de ellos casi abandonados en un archivo de metal en la esquina de la oficina. El escritorio, con aires de la década del 60 y ya desvencijado, estaba cubierto por carpetas y papeles desordenados, un monitor de computadora amarillo por el paso del tiempo y dos ceniceros repletos de colillas. ¿Cuánto tiempo hacía que no pasaban a limpiar por ahí?

¿Me querés explicar qué te pasa, pibe?, le preguntó esta especie de figurón. Hace varias semanas que llegás tarde. Me vas a generar un quilombo si seguís así. ¿Se puede saber qué mierda te pasa? Sus palabras eran atropelladas y pequeñas gotas de saliva saltaban de su boca. Su barba, de tres o cuatro días, quedaba regada de esas gotitas. Lo miró más detalladamente y notó cada particularidad de ese rostro adusto. Ojos oscuros y apagados, cejas tupidas, una nariz prominente con muchos pelitos largos que salían de su interior, una tez muy irregular, con poros muy grandes, y los dientes, amarillos e irregulares. Todo envuelto en una fina capa de sudor que daba, aún más, una imagen desagradable.

¿Y, me vas a responder? Lo miraba atentamente. Pensó qué decirle. Podía mandarlo a la mierda, total ya no importaba, o si. Todavía no había resuelto ese punto. No quería tomar una decisión ahora de la que tal vez luego se arrepentiría. Sabía que hoy era el día, su gran día, pero tenía que esperar hasta la noche. Pensó algunas respuestas del estilo no me rompas las pelotas o que te importa, boludo, pero no. Lo miró y ensayó una respuesta políticamente correcta: si, perdón, estoy con algunos quilombos personales que estoy intentando resolver. Si todo sale bien, espero poder resolverlos hoy. Vas a ver que mañana las cosas van a ser diferentes. ¿Tengo que creerte?, le preguntó con cara de desconfianza. Volvió a pensar la respuesta. Claro, puso su cara más creíble, no quiero perder este laburo. Para mañana mi mundo será otro, te lo aseguro. Cruzaron miradas en silencio. Mañana llegás a venir tarde y te doy una patada en el culo, ¿entendiste? Perfectamente, respondió.

Salió de la oficina. Sus compañeros, al unísono, lo miraron para descifrar el resultado de la charla. Cerró los ojos e hizo un pequeño movimiento con la mano derecha para dejarles en claro que no pasaba nada. Todos volvieron al trabajo. Él volvió a ponerse los guantes y se volvió a meter en la fila entre dos de sus compañeros: uno, pelado desde siempre; el otro, petiso con complejo de inferioridad. Éste lo había mandado al frente con el jefe más de una vez. Lo miró con cara de desprecio. ¿Qué te dijo?, quería disfrutar del sufrimiento ajeno. Sin dejar de tomar las cajas de cartón, pesadas y frágiles, le respondió violentamente. ¿Acaso te interesa lo que mierda me dijo? No me rompas, enano. No te calentés, le dijo el pelado, al petiso hay que ignorarlo. Si, ya lo sé, pero siempre se mete dónde no lo llaman.

Siguieron tomando cajas, catalogándolas, separándolas, ordenándolas. Esperaba la llegada del mediodía para llamar a su amigo y coordinar para ver si se veían a la salida.

Siguió con las cajas.

Continuará…

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: